Claves para una campaña emocional exitosa

Es muy bonito cuando vemos un comercial que nos trae recuerdos de la infancia. También existen aquellos otros que son capaces de hacernos derramar una lágrima. Pero antes de lanzarte al ruedo de las emociones y los sentimientos, es necesario que conozcas cómo funciona esta manera de hacer publicidad.

Aunque parezca sencillo, no todo lo es, pues la diversidad de culturas y lugares causan un efecto distinto en cada público.

El consumo per se está quedando rezagado frente a nuevas tendencias cada día más interactivas. Hoy el cliente ya no quiere solamente productos o servicios, sino que busca “vivirlos” y generar experiencias gratificantes con ellos, donde la ecuación costo-beneficio ceda el paso a una relación emocional antes, durante y después de su consumo.

Es decir, actualmente la forma de llegar a un cliente no es a través de sus bolsillos, sino de sus emociones y sentimientos, porque de las experiencias positivas que se le ofrezcan no sólo dependerán las ventas del producto, sino también la lealtad que el consumidor tendrá hacia la marca.

Los pasos.

Conoce: Un punto clave es conocer perfectamente bien las necesidades del consumidor, sus emociones, sus hábitos y los puntos en donde vive. Recuerda, la cultura y la forma en que las personas toman un comercial o publicidad varia según la región.

Define: Identifica y precisa el target al que te quieres dirigir, esto te ayudará a elegir la mejor oferta de experiencia, física o virtual, para tus clientes, ya que no sempre puede estar dirigida para cualquier consumidor, a menos claro que tu producto sea para todo tipo de clientes, algo que es casi imposible.

Sé creativo: La creatividad es el primer requisito para diferenciarte de la competencia y llegar a tu objetivo, así que analiza cuidadosamente qué valor agregado puedes ofrecerle al cliente en los tres tiempos de compra: antes, durante y después.

Diversifica: No todos los clientes tienen los mismos gustos ni perciben de la misma manera, por esto no olvides desarrollar estrategias multicanal basadas en la combinación para desarrollar experiencias innovadoras.

Facilita, no compliques: El primer error, y el más fatal, en el marketing experiencial es complicar al consumidor, por ello piensa y establece dinámicas y explicaciones sencillas que inviten al cliente a participar. Entre más sencillo sea, mejor.

Genera recuerdos: Haz que tus experiencias tengan emociones y sentimientos que impacten al cliente, que sean recordadas para que creas una relación entre tu producto y el momento en que lo “vive”.

Comparte: Pon al alcance de tus consumidores las herramientas necesarias para que puedan compartir sus experiencias con otros, para que los inviten a conocerlo y probarlo, esto hará que tu mensaje se distribuya y llegue a más personas en el corto plazo.

Como ves, existen diversas formas de llegar a tu consumidor, y las emociones, por lo general, son una herramienta magnifica.

 

Fuente | Alto Nivel