¿Estoy listo para ser emprendedor? Parte 2

Preguntas

En la parte 1 de este artículo, vimos las primeras cinco preguntas que una persona debe hacerse para saber si está listo para ser emprendedor, ya que no es un rol fácil, pero tiene muchos beneficios posteriores.

¿Cuáles son tus fortalezas y debilidades?

Estúdiate a ti mismo, piensa en qué eres bueno y que se te dificulta. Un ejemplo muy claro es el lado del cerebro que tiene desarrollado cada quien. Aquellos que tienen más desarrollado el hemisferio izquierdo, son más analíticos y les cuesta trabajo ser creativos, para componer música por ejemplo. Y las personas que tienen más desarrollado el hemisferio derecho, son las personas más creativas y les cuestan trabajo las ciencias exactas, como las matemáticas. Por lo tanto, si eres muy analítico y necesitas ayuda con la creatividad e innovación, es recomendable que contrates a alguien creativo, o que sea tu socio.

¿Quiénes serán tus competidores y clientes?

Es muy importante que tomes en cuenta a tus competidores y clientes. ¿Quiénes son tus competidores? ¿Dónde están? ¿Qué ofrecen ellos de diferente que tú? ¿Son más grandes que tú? ¿Por qué? Responder estas preguntas te ayudará a encontrar problemas que existan en tu negocio. También debes tener en cuenta quiénes son tus posibles clientes (mercado objetivo), ya que así podrás enfocar tu publicidad correctamente. Por ejemplo, de nada sirve que repartas volantes en las calles, si tus posibles clientes son empresas. Es el ejemplo de una publicidad mal dirigida.

¿Cuentas con apoyo?

Ten en cuenta que no puedes hacerlo todo tú sólo. Tarde o temprano el tiempo te terminará comiendo. Delega las responsabilidades a gente que trabaje contigo, y pide reportes, o reúnete con ellos, para revisar avances. Solo tendrás que usar tu tiempo para revisar, y no para elaborar.

¿Tienes un plan B?

Siempre planea una segunda estrategia en caso de que no funciona tu plan A. Muchas veces sucede que la empresa fracasa porque no resulta un cierto producto, por eso es importante tener un segundo producto o un segundo plan que ayude a sacar a flote la empresa. Por ejemplo, si vendes pan, también puedes incluir postres y pasteles, si el pan no se vende adecuadamente, a lo mejor los postres te pueden dar el éxito que estas buscando.

¿Cómo evitarás las asperezas?

Es muy recomendable mantener buena relación con todas las personas que te rodean, las personas que vas conociendo y los que ya conoces. Porque no sabes cuándo necesitarás la ayuda de alguien. Resulta común que un conocido te recomiende y te consiga trabajo, y puede ser que esa recomendación sea un trampolín o el comienzo de una nueva serie de proyectos. A mí me ha pasado que una simple recomendación resulta ser el inicio de una serie de negocios exitosos, ya que las recomendaciones van de boca en boca y desencadenan proyectos con gente importante.

Espero que estos consejos te sirvan para comenzar tu empresa o pulir detalles de tu negocio actual.

Fuente | Soy entrepreneur

Uriel

Autor: Uriel

Soy Ingeniero Matemático con un gran gusto por los negocios en internet. Me gusta aprender de todas las disciplinas y explicar sucesos con las matemáticas, como la probabilidad y la estadística.